InternacionalesNoticias

EEUU pone fin al beneficio migratorio TPS para Nicaragua

El gobierno de Donald Trump anunció el lunes el fin del TPS para Nicaragua y una prórroga para Honduras antes de pronunciarse definitivamente sobre su futuro en este programa, que permite a inmigrantes de algunos países residir legalmente en Estados Unidos por tiempo limitado.

El Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) para Nicaragua terminará el 5 de enero de 2019, en tanto el de Honduras se renovará hasta el 5 de julio de 2018, en espera de mayor información que permita tomar una determinación final, indicó en un comunicado la secretaria interina del departamento de Seguridad Interna (DHS), Elaine Duke.

Sin embargo, “es posible” que Honduras pierda también su designación en el TPS tras esta renovación automática y la consiguiente evaluación de su situación, advirtió.

El TPS, un mecanismo creado por el Congreso estadounidense en los años 1990 para amparar a inmigrantes que por desastres naturales o conflictos armados no podían regresar de manera segura a sus países, fue concedido a Nicaragua y Honduras después del devastador huracán Mitch en 1999 y las sucesivas administraciones lo renovaron desde entonces.

Unos altos funcionarios del DHS dijeron el lunes a unos periodistas que 5.300 nicaragüenses y 86.000 hondureños se han acogido al TPS y que 2.550 y 57.000, respectivamente, se registraron por última vez para acceder al beneficio.

Por ley, las autoridades deben anunciar si prorrogan o suspenden el TPS a los países beneficiarios 60 días antes de que el permiso caduque. Como el de Honduras y Nicaragua vencía el próximo 5 de enero, ambos países aguardaban la decisión el lunes.

Duke dijo que terminó el TPS para Nicaragua tras concluir que las “condiciones sustanciales pero temporales causadas por el huracán Mitch ya no existen”.

El plazo de 12 meses extra fue decidido “para permitir una transición ordenada”, en la que los beneficiarios puedan buscar un estatus migratorio legal alternativo en Estados Unidos o, de lo contrario, organizar su partida, así como para dar tiempo a Nicaragua “para prepararse para el regreso y la reintegración de sus ciudadanos”, explicó.

Con respecto a Honduras, Duke indicó haber recibido datos de un “amplio espectro de fuentes”, pero no fueron suficientes.

Duke reconoció las “dificultades” que este cambio supone para quienes residen bajo este estatuto desde hace casi dos décadas e instó al Congreso “a promulgar una solución permanente para este programa inherentemente temporal”.

Comentarios

Artículos Relacionados

Close